De delincuentes a 'youtubers': el plan catalán para reinsertar a cientos de presos

De: elconfidencial.com (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

Ruendi explica en un podcast de un minuto y medio cómo hacer un bacalao al pil pil. Xabi prefiere teorizar sobre el amor y todas sus variantes. Carlos, desvelar los orígenes del parchís; Carlota hablar de astrología y Margarita recitar ‘Yo sé un himno gigante y extraño’ de Gustavo Adolfo Bécquer mientras en el vídeo que ha montado con su voz se ve un estanque y se escucha una suave música. A todos ellos se les puede oír en AlfaDigital: TIC y prisión, la web que sirve de escaparate al proyecto homónimo que creó entre 2007 y 2008 la Generalitat de Cataluña para promover el uso de las TIC (tecnologías de información y comunicación) en acciones socioeducativas en prisiones.

 

El antropólogo Julio Zino se encarga de coordinarlo. “Es un poco la expresión de los internos en la prisión”, cuenta a Teknautas. “Verás que hay de todo: desde contenidos de observación de la realidad hasta algunos más introspectivos o de sensaciones de ellos mismos, otros que hablan de libros, recetas de cocina, poesía o gente que habla de las condiciones de vida de los centros”, explica Zino, responsable de nuevos proyectos y programas de contenido transversal en la Dirección General de Servicios Penitenciarios de la Generalitat.

 

Aunque no es la primera vez que este tipo de proyectos llegan a las cárceles. Entre 2006 y 2008, varios reclusos del Centro Penitenciario de Jóvenes de Barcelona (CPJB) participaron en un taller de dinamización cultural que les permitía tener sus propios blogs y actualizarlos periódicamente. Les siguieron iniciativas semejantes en las prisiones de A Lama (Pontevedra), Teixeiro (A Coruña) y Albolote (Granada). Siempre con blogs elaborados por los propios internos.

 

Cómo les ayudan a la reinserción

 

Para Zino, acercar las nuevas tecnologías a los presos es fundamental para que no sufran, en muchos casos, un agudizamiento de la casi inevitable brecha digital. “Es importante que no se desenganchen de un proceso que va a toda velocidad en la sociedad y que una vez que salgan pueden recuperar, pero es más costoso”, analiza.

 

“Quien viva retenido en prisión durante un periodo largo tendrá dificultades para reincorporarse a la sociedad y comprender los cambios acontecidos en el ámbito tecnológico”, opina Franganillo, “salvo que haya tenido la oportunidad de experimentarlos y asimilarlos durante su reclusión”.

 

Con su pionera experiencia vio grandes avances en los internos. “El crecimiento de estos blogs fue paralelo al crecimiento personal, sociocultural y educativo de los internos”. Incluso se fue más allá y, como cuenta Franganillo, gracias a los comentarios de internautas, se observó en los internos una disminución del miedo al rechazo del mundo exterior. “Estas aportaciones provocaron un sentimiento de vínculo, de pertenencia a la sociedad, y se convirtieron en referentes positivos y normalizadores”. Y no solo beneficia a los presos. “Los internautas del exterior tuvieron la ocasión de cambiar sus ideas preconcebidas y sus estereotipos respecto de la población reclusa”, explica Franganillo.


Escribir comentario

Comentarios: 0