Criminólogo publica el libro: «La construcción de un perfil radical yihadista», resultado de estudios en terrorismo

De: antena3.com (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

No son psicópatas, pero presentan rasgos que les abocan más que a otros al terrorismo. Los yihadistas en Europa y, por tanto, en España, los tienen. Son egocéntricos, padecen trastornos neuróticos y sufren falta de apego, según un estudio del criminólogo Jesús Sánchez Gómez, plasmado en un libro recién publicado, Este doctor en Criminología, diplomado en Estudios Avanzados en Análisis y Prevención del Terrorismo, profesor de la Universidad Juan Carlos y autor de numerosos estudios en este área, acaba de publicar el libro 'La construcción de un perfil radical yihadista', del que ha hablado.

 

Se trata de una investigación científica criminológica que aborda la personalidad de los terroristas, tanto de los fanatizados como de los fanatizadores, presentes en África, Europa, Oriente Medio y Estados Unidos. En suma, según dice este experto, el objetivo de sus estudio es intentar saber qué les lleva hacia el yihadismo y analizar las causas psíquicas, biológicas y sociológicas que configuran una personalidad criminal. Con más de mil fuentes abiertas y el uso de más de una docena de herramientas homologadas, Sánchez dedica la primera parte de su obra a introducir al lector en el contexto: Qué es Islam, cuál es la estrategia terrorista de los que defienden la Yihad, cómo utilizan el miedo y cómo para ellos las víctimas son un "factor secundario".

 

"Lo importante para ellos es infundir miedo y no el número de víctimas", apostilla el autor. Ya en la segunda parte, Sánchez se mete de lleno en la investigación para abordar la personalidad de los terroristas desde la clínica criminológica, es decir, desde el análisis psicológico, psiquiátrico, médico y biológico. Cuatro áreas a las que se suma una quinta: la sociológica o adaptabilidad social del sujeto. Con las cuatro primeras se puede comprobar la capacidad criminal de esa persona, es decir, "por qué es como es, qué le ha llevado a ser así, si es capaz de cometer un acto violento y cómo lo haría", continúa Sánchez.

 

El autor ha identificado cuatro rasgos de la personalidad violenta: el egocentrismo, la labilidad afectiva o inestabilidad de ánimo, la agresividad y la indiferencia afectiva. Según Sánchez, el que tiene los dos primeros está en fase de decisión, es decir, en un interno de "si comete o no comete la acción". Si a esos dos rasgos se le unen el tercero y el cuarto, el sujeto da ya el paso y decide cómo hacerlo. Todo ello se pone en relación con la adaptabilidad social del individuo y, con la aplicación de las herramientas técnicas (el autor nombra algunas que usan los expertos como DSM 5, CIE 10, PCL o MMPI), se obtiene su perfil criminal. Después de señalar que usa varias para comprobar si se obtiene el mismo resultado con cada una, Sánchez asegura que ese perfil es útil para identificar las áreas en las que se puede influir.


Escribir comentario

Comentarios: 0