Desempleo obliga a jóvenes a enlistarse como policías

De: diarioelmartinense.com.mx (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

José Luis Carrillo Paredes ha tocado fondo al buscar empleo para mantener a su esposa y sus dos hijos, y no encontrarlo.

 

El joven lleva un mes sin trabajo. Es una de las 60 mil personas a la espera de un empleo en la entidad veracruzana.

 

De acuerdo con el economista de la Universidad Veracruzana (UV), Rafael Arias Hernández, dicha cifra corresponde a la demanda de generación de empleos por año en el estado.

 

Hasta febrero pasado, José conducía un taxi para ganar unos pesos. Pero el negocio dejó de ser redituable.

 

Dos años se dedicó a eso. Sus hijos ingresaron a la escuela. Los gastos se triplicaron.

 

Debía comprar uniformes, zapatos, útiles escolares; pagar la renta, servicios básicos; y cubrir otras necesidades.

 

Al día, conseguía entre 150 y 200 pesos, mismos que no le permitían satisfacer las necesidades de su familia.

 

Sus pequeños, de 5 y 6 años, lo toman de cada mano. No lo sueltan.

 

Él, desesperado, buscaba una oportunidad laboral en la Primer Feria del Empleo de esta administración, realizada el pasado 27 de marzo en Palacio Municipal.

 

Se puso una de sus mejores camisas –a cuadros blancos con azul–, pantalón café y zapatos del mismo color, para presentarse formalmente en el lugar.

 

La feria duraría seis horas: de las 9:00 de la mañana a las 3:00 de la tarde. La mayor parte del tiempo, la explanada del recinto estuvo atiborrada de jóvenes.

 

UN CALVARIO, BUSCAR EMPLEO

 

Pepe, como lo llaman sus amigos, solo concluyó la primaria y la secundaria. Las oportunidades eran mínimas para él.

 

Sin embargo, a sus 30 años, muere de ansias por formar parte de la policía municipal de Xalapa.

 

A las 13:00 horas, ya había entregado sus documentos y cumplido con todos los requisitos.

Le exigieron la Cartilla Militar liberada, comprobante de domicilio, credencial para votar vigente, carta de antecedentes no penales y otras cosas.

 

A Carrillo Paredes le ofrecieron solo cinco mil pesos mensuales, prestaciones de ley y seguro de vida por arriesgarse combatiendo la delincuencia que ha ganado terreno en los últimos años.

 

“Podría ayudarme a cubrir mis gastos necesarios (salario)”, expresa no muy convencido.

 

De igual forma, espera con gran positivismo una llamada telefónica en próximas días, para que le informen si pasó el primer filtro.

 

Igual que él, cientos de jóvenes entregaron solicitudes laborales a distintas empresas por puestos administrativos o al personal del Ayuntamiento para trabajar como policías municipales.

 

También se observaban stands de distintas empresas y hasta de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

 

LA SSP PAGA BIEN

 

Después de ocho años, Ángel Felipe Morales dejó de vender frutas y legumbres en la Central de Abastos, en busca de un mejor salario.

 

El joven, de 25 años, acaba de concluir sus estudios superiores. Ahora es licenciado en Criminología y Criminalística.“Trabajo he tenido, pero era muy poco el sueldo que recibía. Con una licenciatura pretendo ganar un poquito más, para darle algo mejor a mi hijo y a mi familia”.

 

Anteriormente, percibía entre 100 y 200 pesos al día, dependiendo de las ventas y la actividad comercial.

 

Por tal motivo, también acudió a la Feria del Empleo organizada por el Ayuntamiento capitalino, el mes pasado.

 

En compañía de su familia, entregó sus documentos personales y profesionales en el stand de la SSP.

 

Le ofrecieron 14 mil pesos mensuales y prestaciones de ley, para motivarlo a ingresar a la dependencia estatal.

 

Su esposa y su hijo dependen directamente de sus ingresos económicos.

 

Ángel es originario del municipio de Altotonga. Radica en la capital del estado desde hace 20 años.

 

“Es fácil ingresar, el detalle es el examen psicológico, psicométrico que te hacen”.

 

Ángel también forma parte de las estadísticas por desempleo registradas en el estado.

 

SE REQUIEREN 60 MIL EMPLEOS AL AÑO

 

Rafael Arias Hernández, académico del Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores Económicos y Sociales (IIESES) de la UV, expone que los gobiernos no han alcanzado los objetivos para atender la demanda de generación de empleos por año.

 

“La demanda de generación de empleos por año es de alrededor de 60 mil nuevos empleos. En estos dos años no han cumplido ni remotamente con ese objetivo”, insiste.

 

A su juicio, ha incrementado el número de personas desempleadas, lo que ha provocado un incremento de la “informalidad”.

 

Para el especialista, el 60% de la población ocupada se encuentra en la “informalidad”.

 

“La informalidad casi alcanza las dos terceras partes de la población ocupada. Es verdaderamente preocupante porque el bienestar social se garantiza por las prestaciones y los niveles de ingreso se alejan cada vez más para un buen número de veracruzanos”.

 

Arias Hernández cree que la política económica y la política de desarrollo social han estado ausentes en Veracruz.

 

“Independientemente de las atrocidades cometidas por el sexenio anterior, lo cual también nos lleva a asegurar que la política económica simple y sencillamente no existe, no se está atendiendo en la forma de vida y que se está incrementando, porque también hay que decirlo, por el contexto nacional e internacional, que no es nada favorable, para la generación de fuentes de empleo”.

 

PROPUESTA DE SOLUCIÓN

 

El investigador sugiere que el gobierno mejore la atención y tenga más comunicación con el sector empresarial, para la creación de fuentes de empleo.

 

“Porque no solo no se les atiende en las deudas que se tienen pendientes, sino que no se les atiende en las expectativas presentes y futuras de participación en la actividad económica que se genera a diario”.

 

Subraya que con base en información del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se ha dado un “pequeño” incremento en la creación de empleos.

 

El economista opina que la política laboral en Veracruz también es “insuficiente”, toda vez que no existen reportes sobre la pérdida de capacidad de compra por la inflación.

 

Además, no existe información sobre los puntos en los que ha crecido el desempleo por trastornos de la actividad petrolera.

 

“No se tiene información y, por lo tanto ni programas ni acciones para ver dónde se concentra más la informalidad, simple y sencillamente la política económica y de desarrollo social en Veracruz está en completo abandono”, advierte.


Escribir comentario

Comentarios: 0