Estudio sobre la iluminación pública y su incidencia en el crimen de Nueva York

De: smart-lighting.es (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

En asociación con la Oficina de Justicia Criminal del alcalde, el Departamento de Policía de Nueva York y la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York, el equipo de investigación científica Crime Lab diseñó un ensayo controlado aleatorio de seis meses de duración y que involucró a casi 80 desarrollos de vivienda pública, todos los cuales tenían niveles altos de crimen. Aproximadamente la mitad de estos desarrollos urbano recibieron una iluminación nueva temporal y la otra mitad no.

 

El estudio encontró que los desarrollos que recibieron las nuevas luces experimentaron tasas de criminalidad significativamente más bajas de lo que hubieran sido sin la nueva iluminación.

 

Entre otros hallazgos, el estudio concluyó que el aumento de los niveles de iluminación llevó a una reducción global del 7% en los llamados delitos índice, compuestos por un subconjunto de delitos graves que incluye asesinato, robo y asalto con agravante, así como ciertos delitos contra la propiedad.

 

Específicamente, por la noche hubo una reducción del 39% en este tipo de delitos. Informes previos sobre iluminación y delincuencia realizados en los Estados Unidos y el Reino Unido durante las últimas dos décadas muestran una imagen mixta, con iluminación que reduce la delincuencia en aproximadamente la mitad de los estudios, pero, significativamente, no de noche. El estudio de Nueva York, por el contrario, muestra una correlación esperada y dramáticamente significativa con el crimen por la noche.

 

Los resultados del proyecto de iluminación tienen implicaciones tanto para Nueva York como para las ciudades de todo el mundo. A diferencia de muchas jurisdicciones en todo el país, Nueva York ha demostrado que es posible reducir el crimen y, al mismo tiempo, reducir su población carcelaria.

 

El éxito de la ciudad en esta área se atribuye en gran parte a las innovaciones en la actuación policial emprendidas en los últimos años por el NYPD. Los resultados demuestran que el diseño ambiental no solo impacta el crimen, sino que las inversiones en cambios del entorno físico como una nueva y mejor iluminación pueden aumentar los esfuerzos para promover la seguridad pública y ayudar a reducir las desigualdades en la ciudad en la reducción del crimen sin tener que recurrir a construir nuevas cárceles o encarcelando a más personas.

 

Los investigadores dicen que “hay evidencia de que los residentes aprecian los nuevos recursos introducidos en las comunidades durante el proyecto de iluminación”. Los resultados de la encuesta sugieren que al menos dos tercios de los residentes de estos desarrollos urbanos objetos del estudio se sintieron completamente favorables con respecto a la nueva iluminación.

 

Aunque ha habido un pequeño número de estudios previos sobre el impacto de la iluminación en la delincuencia, este esfuerzo marca el primer uso de un ensayo controlado aleatorio riguroso (ECA), el estándar de oro en la investigación científica, para medir el impacto del alumbrado público sobre el crimen.

 

Los informes anteriores sobre iluminación y delincuencia realizados en los Estados Unidos y el Reino Unido muestran una imagen mixta, con iluminación que reduce la delincuencia en aproximadamente la mitad de los estudios, pero, significativamente, no de noche. El estudio de Nueva York, por el contrario, muestra una correlación esperada y dramáticamente significativa con el crimen por la noche.


Escribir comentario

Comentarios: 0