Así es la terapia para adultos que sufrieron abusos sexuales de niños

De: elmundo.es (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

Carmen no tiene dudas. La mejor llamada de su vida fue la que hizo hace siete años a RANA. No le resultó nada fácil. Pero después de casi dos décadas buscando ayuda sin éxito para superar los abusos sufridos en la infancia, se armó del valor necesario para marcar esos nueve números en su teléfono que a la larga serían clave para poder reelaborar el puzle de su vida y dejar de sentirse como una pieza que no encaja.

 

Con gran valentía y como hizo en su día con las psicólogas de RANA, esta mujer cuenta su historia y cómo ha sido su paso por la terapia para adultos que han padecido abusos en la infancia, que desde el año 2010 ofrece la Red de Ayuda a Niños Abusados (RANA), ahora con el apoyo de 'la Caixa'.

 

«Tenía 16 años y después de 11 sufriendo abusos decidí romper el silencio y hablar con mi madre. Me acusó de ser cómplice de los abusos y entonces empecé con un vaivén de visitas a psicólogos y psiquiatras. Yo pedía ayuda pero nadie estaba dispuesto a atenderme, a trabajar lo que a mí me había ocurrido», explica.

 

Envuelta en una espiral de autodestrucción, que la llevó a caer en el alcohol y la ludopatía, la mujer tocó fondo al acabar ingresada en el Hospital Psiquiátrico. Fue entonces cuando pensó que debía intentar buscar otro tipo de ayuda y decidió contactar con RANA.

 

«Había oído hablar de ellos y un viernes les escribí un email solicitando ayuda. El lunes a primera hora Beatriz ya me estaba contestando. Me pidió que la llamara y aunque me costó bastante hacerlo, a las pocas semanas la llamé».

 

Beatriz Benavente y Sonia Cortejarena son las dos psicólogas que están al frente del programa de atención psicológica para personas adultas que han sufrido abusos sexuales en la infancia. Una terapia que surge para dar respuesta a las necesidades de estas víctimas y para la que ambas terapeutas se han formado expresamente. Esa formación especializada les ha posibilitado ofrecer una escucha distinta y saber cuáles son las herramientas que hay que dar a sus pacientes y los caminos que éstos deben seguir durante esta travesía.

 

«Cuando nuestros usuarios vienen a pedir ayuda, lo hacen en un momento de desesperación. Y es muy importante escuchar aquello que han vivido, por muy horroroso que sea. Al final, lo que buscamos es que puedan salir reforzados. Sabemos que no podemos cambiar la historia, pero sí ayudar a las víctimas para que dejen de sufrir por lo que han vivido», arguye Beatriz Benavente, al tiempo que añade que como terapeuta, no hay nada más fantástico que observar que sus pacientes logran salir y ver esa luz que les permite volver a sonreír.

 

Carmen es una de esas personas que lo ha conseguido. Asegura que desde el primer momento que puso un pie en RANA se sintió acogida y escuchada, lo que supuso toda una liberación para ella. «RANA significa Red de Ayuda a Niños Abusados y esta red la vamos tejiendo poco a poco entre todos. Cuando llegué a ella, acababa de perder mi casa, mi negocio y mis hijos. Y ahora lo he recuperado todo», relata.

 

Terapia

 

El programa terapéutico que ofrece RANA consta de diez sesiones individuales y otras seis grupales. En las individuales, el objetivo principal es la reelaboración de la experiencia traumática. Para ello trabajan sobre el recuerdo y en algunos casos en la recuperación de aquello que ha sido olvidado.

 

«Se trata de un proceso en el que acompañamos a los pacientes a reconstruir y resignificar su historia de vida. Lo más importante es generar un cambio en la posición subjetiva, que les permita pasar de víctimas a colocarse en un lugar activo, emprendedor y con una visión más positiva de la vida. La base de la cura para nosotras es la escucha atenta del terapeuta y la palabra de ambos, terapeuta y paciente. En muchas ocasiones, el simple hecho de poner en palabras el horror vivido, alivia profundamente», recalca la psicóloga.

 

Una vez terminadas las diez sesiones individuales, los beneficiarios del programa siguen con su proceso a través de sesiones grupales, en las que de manera quincenal trabajan emociones como la rabia, la culpa y la vergüenza.

 

«Entendemos que los tiempos de cada persona son diferentes, así como lo son también las necesidades de afrontar y abordar parte de su historia. Por ello, al acabar la terapia grupal les ofrecemos la incorporación a otro grupo semiabierto, donde continuar el proceso de cura».

 

Desde mediados del año 2010 que RANA puso en marcha este programa, 286 personas adultas han podido beneficiarse de esta terapia. La mayoría de ellas -el 80%-son mujeres, pero también acuden hombres -un 20%-, si bien a ellos les cuesta más hablar sobre lo sucedido.

 

«La mayoría de nuestros usuarios tienen entre 25 y 45 años, la franja de edad en la que más éxito tiene nuestra terapia. Las personas que acuden en edades muy tempranas están muy cercanas a la vivencia y a veces no tienen la madurez suficiente para elaborar toda la situación. En el caso de personas más mayores, hay secuelas que han estado calando tantos años en su vida que son difíciles de superar», apunta Benavente.

 

Pescripción

 

Tan sólo un 10% de los casos de abuso sexual acaba en denuncia. El 90% restante queda en el olvido. Y es que, si bien es cierto que la sensibilización ha hecho que cada vez haya más víctimas que piden ayuda, el abuso sexual sigue siendo un tabú en nuestro país y muchas de las personas que lo han padecido, no consiguen verbalizar lo que han vivido hasta edades adultas, cuando el delito ya ha prescrito.

 

¿Por qué el índice de denuncias es tan bajo? Para responder a esta pregunta, Fundación RANA y la doctora Noemí Pereda, profesora titular de Victimología de la Universidad de Barcelona, han elaborado el estudio Abuso sexual infantil, barreras para la denuncia y problemas de prescripción. Las víctimas que han participado en él -todas ellas usuarias de RANA- señalan el miedo y la vergüenza como principales causas.

 

«Lo que demuestra el estudio es que las víctimas no quieren que estos delitos prescriban porque se encuentran con que las consecuencias del abuso no prescriben. Saber que tu malestar continuará durante toda la vida y que no puedes denunciar al abusador porque ha pasado el tiempo de prescripción, genera una victimización secundaria por parte del sistema», sostiene Noemí Pereda.

 

Pereda también apunta a la necesidad de que el sistema judicial se replantee todo el proceso de denuncia del abuso sexual, con el fin de dar respuesta a la realidad de las víctimas.

 

«La mayoría de las víctimas no pide endurecimiento de penas, ni venganza, ni odio hacia el agresor. Lo que piden es que el sistema responda, que sea justo e imparcial; que les dé apoyo en sus declaraciones y no ponga en duda todo lo que explican», concluye.


Escribir comentario

Comentarios: 0