Los inicios de los perfiles psicológicos en Criminología

De: laprensa.com.ar (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

El primer caso en que se consultó a un médico para que ofreciese su opinión profesional sobre las características personales de un asesino fue en el célebre (e irresuelto) caso de Jack el destripador. Curiosamente el médico consultado se llamaba Bond (no James sino Thomas). Sin embargo, el episodio que marcó la traza de perfiles psicológicos como una herramienta indispensable para detectar asesinos (especialmente seriales que de una forma u otra dejan improntas), fue el caso conocido como el `Mad Bomber' (el loco colocador de bombas) quien a lo largo de 16 años puso una serie de explosivos en terminales de ferrocarril y micros, en radios, cines, en la Biblioteca Pública de Nueva York y estaciones subterráneas. ­

 

Varias de estas bombas tenían como objetivo la planta de energía eléctrica de Consolidated Edison. En más de una oportunidad, el autor del atentado dejó una nota que decía "Consolidated Edison crooks - This is for you - F.P" ("Consolidated Edison ladrones - Esto es para ustedes - F.P").­

 

Desde 1951 Mad Bomber colocó no menos de 30 explosivos, cada vez más sofisticados y de mayor intensidad, siempre asociados con cartas enviadas a los medios echando la culpa de lo que estaba pasando a la empresa de electricidad e insinuando pistas que no siempre eran falsas.­

 

Afortunadamente no hubo muertos ni heridos graves que lamentar, pero en la ciudad se vivía un clima de psicosis colectiva. Ningún lugar era seguro, ni el Radio City Hall, ni la tienda Macys's, tampoco el teatro Roxy, o la Paramount Pictures, o el centro Rockefeller y el Empire State. Todos estos lugares icónicos de la Gran Manzana fueron puntos estratégicos elegidos por el loco pone bombas.­

 

Algo debía hacerse ya que a lo largo de todos esos años las investigaciones poco habían avanzado. La policía no tenía idea por dónde comenzar. Fue entonces que el capitán John Cronin se puso en contacto con el doctor James Brussel, un psiquiatra asistente de la Comisión de Higiene Mental de la ciudad de Nueva York, de sólida formación freudiana.­

 

INFORME DETALLADO­

 

Junto a Howard E. Finney, el jefe del laboratorio criminal de la ciudad, analizaron con detenimiento las fotos de los atentados y los textos enviados (la letra "G" del Mad Bomber llamaba mucho la atención). El informe de Brussel describía al criminal como un persona con habilidades manuales que probablemente haya trabajado en Consolidated Edison, un hombre de mediana edad, inmigrante (no tenía un manejo fluido del idioma) probablemente oriundo del centro de Europa (por la costumbre entre los anarquistas de esos lugares de colocar bombas), católico, solitario, con un amor desmedido por su madre, prolijo, ordenado y, recién al final del escrito, como al pasar, el psiquiatra afirma que el criminal usaba trajes cruzados y que probablemente luciese uno al momento de entregarse.­

 

Buscando entre los ex empleados de la compañía encontraron a un tal George Metesky que coincidía con este perfil. Cuando la policía fue a detenerlo, éste no se resistió al arresto y confesó inmediatamente su participación en la confección y colocación de las bombas. Cuando le preguntaron por qué firmaba como "F.P" dijo que era por Fair Play (Juego Limpio). Efectivamente, al entregarse vestía un traje cruzado.­

 

Metesky fue juzgado y las pericias demostraron que sufría de esquizofrenia paranoide. Por esta razón pasó 20 años encerrado en instituciones psiquiátricas.­

 

El caso había conmovido a la opinión pública y este arresto tan particular llamó la atención de la prensa que le preguntó al doctor Brussel sobre las razones que lo habían llevado a hacer la acertada afirmación sobre el traje cruzado. El doctor solo se encogió de hombros.­

 

Brussel, además de psiquiatra, era un buen pianista que había compuesto una opereta y escrito sobre las características mentales de Dickens, Van Gogh y Tchaikovsky. Resuelto el caso, el doctor continuó colaborando con la policía de Nueva York y en 1972 asistió a capturar a Albert DeSalvo, más conocido como "el estrangulador de Boston".­


Escribir comentario

Comentarios: 0