Son maestros y depredadores sexuales; una crisis nacional

De: hoylosangeles.com (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

Para María Quezada es muy difícil hablar de sexo con sus hijos adolescentes. Sin embargo, la madre de familia debe hacerlo por miedo no solo a los compañeros de clase y depredadores sexuales sueltos en las calles sino hasta por los propios maestros en las escuelas.

 

Y es que un abusador sexual también pueden esconderse en los planteles donde sirven como profesores o profesoras de matemáticas, ciencias, artes e inclusive entrenadores de deportes, señala la señora.

 

Quezada no está sola en esta preocupación, expertos indican que el sexo entre maestros de ambos géneros y estudiantes (con o sin consentimiento), es un crimen frecuente con efectos negativos en el desarrollo de los menores.

 

Para María Quezada es muy difícil hablar de sexo con sus hijos adolescentes. Sin embargo, la madre de familia debe hacerlo por miedo no solo a los compañeros de clase y depredadores sexuales sueltos en las calles sino hasta por los propios maestros en las escuelas.

 

Y es que un abusador sexual también pueden esconderse en los planteles donde sirven como profesores o profesoras de matemáticas, ciencias, artes e inclusive entrenadores de deportes, señala la señora.

 

Quezada no está sola en esta preocupación, expertos indican que el sexo entre maestros de ambos géneros y estudiantes (con o sin consentimiento), es un crimen frecuente con efectos negativos en el desarrollo de los menores.


Escribir comentario

Comentarios: 0