Cómo asegurar que los niños no sean víctimas de cibercriminales. Expertos de la Policía Nacional dan recomendaciones

De: sevilla.abc.es (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

La mayoría de los niños sevillanos tiene un teléfono móvil. Casi todos usan habitualmente internet y apenas quedan pequeños que no hayan trasteado por la red a través de un ordenador. Así se desprende de la encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de la información en los hogares andaluces del Instituto de Estadística de Andalucía (IEA). El 65,6% de los sevillanos, entre 10 y 15 años, tiene móvil; el 91,5% usa la red y el 94,5% ha utilizado alguna vez un ordenador. La encuesta revela también que el móvil está más extendido entre los niños jiennenses (74,3%), malagueños (72,8%), cordobeses (78,4%) y gaditanos (65,9%).

 

Expertos en ciberdelincuencia de la Policía Nacional alertan de que la edad mínima de manejo del primer móvil está cayendo, multiplicando las víctimas potenciales de fenómenos como el grooming (captación de menores para fines sexuales), el sexting (envío de imágenes de contenido sexual) o el ciberacoso. La recomendación es clara y va dirigida a los responsables de que los más pequeños tengan a tan temprana edad un teléfono y además inteligente, de gama media-alta: «Que el móvil por favor no se convierta en el regalo estrella de las comuniones».

 

 

Pero si la entrada de esta tecnología en la vida de los más pequeños parece inevitable, los cuerpos policiales apuestan por enseñar, al menos, a los niños cómo usar internet de manera segura. Unos consejos que lanzan a través de acciones formativas que se desarrollan en los centros educativos. Estos son algunas de sus recomendaciones:

 

No a los «selfies» en el perfil

 

Evitar los «selfies» y las imágenes sugerentes como las habituales fotos «poniendo morritos» porque llaman la atención a los delincuentes y son susceptibles de ser manipuladas, colocando la imagen del rostro sobre cuerpos desnudos. El resultado es una supuesta imagen del menor sin ropa que sirve para el chantaje. «Es mejor usar de perfil fotos de lejos o por ejemplo de tu mascota», recomienda la Policía.

 

Ojo con las fotos de tus hijos

 

Muchos padres no pueden evitar relatar en imágenes los avances de sus hijos desde que nacen, colgando fotos de ellos en sus páginas personales. «Cuidado porque esas fotos pueden acabar en manos de pedófilos».

 

No dar pistas a los delincuentes

 

«Lo importante nunca se cuenta en redes sociales». Es una de las reglas de oro que la Policía enseña a los niños en sus charlas. Un hacker que accede a la página de un menor puede saber dónde se reúne con sus amigos, cuando se encuentra solo o cuando sale de viaje con la familia y la casa se queda vacía.

 

Cuidado con las redes públicas

 

Evitar el uso de servicios de mensajería como whatsapp o la entrada en páginas personales cuando se está conectado a una red pública. Los menores suelen recurrir a ellas cuando se reúnen en la calle y así no se resiente su tarifa de datos.

 

Peligrosas amistades

 

Desconfiar de las solicitudes de amistad de perfiles de desconocidos. Detrás de la fotografía de una chica o un chico atractivo puede estar un acosador, que está usando esa imagen para ocultar su verdadera identidad. Haciendo una búsqueda en google, siguiendo la ruta de la fotografía, se puede adivinar si hay más de un perfil, con nombres distintos y compartiendo una misma imagen. «Si es el caso, no es un perfil verdadero».

 

Aplicaciones de control parental

 

Los padres tienen la posibilidad de instalar aplicaciones de control parental en los dispositivos móviles de sus hijos. Esta medida impide que los pequeños puedan acceder a internet o bloquea la entrada en sitios para adultos.

 

Móviles fuera de la escuela

 

Cada vez hay más centros educativos que prohiben el uso del móvil para frenar el acoso entre alumnos. Sus profesores pueden retirarlos si se incumple esta norma.


Escribir comentario

Comentarios: 0