El Dr. Alejandro Cardenas, padre de una técnica forense de reconocimiento internacional

De: diario.mx (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

En el 2003, el doctor juarense Alejandro Hernández Cárdenas creó una fórmula para rehidratar cadáveres momificados y con ello poder determinar su identidad y causa de muerte.

 

Trece años después, un organismo internacional le otorgó la patente por su aporte a la ciencia forense.

 

La técnica para ‘revivir’ cadáveres tomó fama mundial en la época de violencia en Ciudad Juárez, ya que con ella se logró identificar decenas de cuerpos de casos de homicidio, indican archivos periodísticos.

 

Los cadáveres se sumergen en un 'jacuzzi', una especie de bañera con químicos. Este proceso hace posible revelar lesiones y 'volver' los órganos internos casi al mismo estado que al momento de la muerte. El resultado es utilizado por la investigación policial y suele ser útil en el descubrimiento de casos criminales.

 

La Fiscalía General del Estado (FGE) en la Zona Norte dio a conocer que el invento del perito del Servicio Médico Forense (Semefo) y maestro de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) es único en el mundo y reconocido por organismos científicos a nivel internacional.

 

La patente en técnica forense se denomina “Rehidratación de tejidos blandos y cadáveres momificados y revisión del proceso de putrefacción, con fines forenses de identificación y determinación de causa de muerte”.

 

La labor de Hernández Cárdenas, odontólogo forense de 59 años, será reconocida hoy por el Gobierno del Estado a las 11:00 horas en el edificio administrativo José María Morelos y Pavón, ubicado en la avenida Abraham Lincoln y calle Zempoala.

 

La Fiscalía refiere que el proceso inicia con la introducción del cuerpo “acartonado” en un contenedor con la fórmula especial creada por el doctor Hernández. El cadáver absorbe el líquido y empieza a tomar la forma y el volumen original.

 

Debido al ablandamiento de la piel se pueden detectar características originales o adquiridas como las huellas dactilares, cicatrices, lunares, tatuajes y otros factores que permiten la identificación de la persona.

El nuevo estado del cuerpo, junto con otras ciencias forenses, facilita la identificación del cadáver.

 

El Diario documentó que en octubre de 2004 el médico cirujano dentista realizó con éxito la primera rehidratación con fines de identificación oficial.

 

Se trataba de un cuerpo momificado recuperado en el municipio de Casas Grandes y que gracias a esta técnica se estableció como tiempo de muerte cinco años.

 

La rehidratación del cuerpo permitió obtener las huellas digitales de la persona y con ello que sus familiares obtuvieran información sobre el ser querido que buscaban.


Escribir comentario

Comentarios: 0