Narcocultura, cuando los narcos se ponen de moda

De: univision.com (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

La fascinación por el mundo de los narcotraficantes y los mafiosos ha vivido un repunte durante los últimos días que ha resultado palpable en ciudades como Los Ángeles, donde la captura de Joaquín "El Chapo" Guzmán ha supuesto, no solo un popular tema de conversación, también un gran negocio para quienes se benefician de lo que se conoce como narcocultura, una realidad que está presente en ámbitos que van desde la música, pasando por el diseño y la gastronomía.

 

En el origen de este fenómeno están los corridos que ensalzan las historias de los capos de la droga como antes se cantaba a las gestas de Pancho Villa. El profesor de la Universidad de Estatal de California en Northridge (CSUN) Carlos Armando Hernández, quien realizó estudios sobre el "narcomundo", considera a los cantantes de narcocorridos como juglares modernos. Es música sirvió de puerta de entrada para una corriente en la que las armas, la droga y el crimen se instalaran como elementos cotidianos de la cultura regional en la frontera de México con Estados Unidos. 

 

El primer narcocorrido, "Por morfina y cocaína" surge en los 30 en Texas, según relató Hernández, y a finales de los 50 se escribió "La carga blanca", otra de las canciones consideradas como en la raíz de este género que llegó a las masas de la mano de grupos como Los Tigres del Norte. Desde 2007, impulsada por productoras y emisoras de radio angelinas, esa música se tornó más violenta, "las letras agresivas y superficiales", comentó el profesor. Esos artistas y quienes los siguen han venido a definirse como "alterados" y recitan versos sobre decapitaciones, secuestros y el empleo de armas de gran calibre. 

 

Música y moda

 

Uno de los exponentes de los nuevos narcocorridos es Gerardo Ortiz, múltiple ganador de los premios Billboard de la Música Mexicana y quien toma mucha de su inspiración de historias relacionadas con el cártel de Sinaloa, organización criminal liderada por "El Chapo" Guzmán. La estética de Ortiz, con unas llamativas camisas estampadas es compartida por otros cantantes de narcocorridos y coincide con el gusto de "El Chapo", como se pudo comprobar en la "entrevista" que le hizo el actor Sean Penn y publicada por Rolling Stone el pasado sábado.

 

Esa moda se apoya en los diseños de la empresa de ropa Barabas, radicada en Los Ángeles, donde tiene dos comercios, y distribuye también en México.

 

Sus propietarios aseguraron a Univision que desde que "El Chapo" apareció retratadoen esa revista con una de sus camisas -una estampada y con rayas azules verticales-, se les ha caído varias veces la página web debido al volumen de visitas. Ellos mismos han aprovechado el momento para promocionar esa prenda como "la más buscada", en relación directa la historia del capo de Sinaloa que hasta el pasado viernes estaba huido de la justicia. 


Escribir comentario

Comentarios: 0