Conmoción en Uruguay por la liberación anticipada de un asesino serial

De: icndiario.com (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

Pablo Goncálvez (nacido en Bilbao, España, el 6 de marzo de 1970) es el primer asesino serial de la historia del Uruguay.

Fue procesado por tres homicidios de mujeres y una violación, y condenado a treinta años de prisión, pero por buena conducta se le redujo a 23 años la pena y este jueves ha quedado en libertad, ante la preocupación de colectivos de defensa de los derechos de las mujeres.

 

Proveniente de una familia de diplomáticos, el joven Goncalvez simpatizaba con grupos neonazis.

 

Un comunicado de la Justicia sobre la liberación del triple asesino, explica la reducción de la pena en los siguientes términos:

 

El próximo jueves recluso condenado por triple homicidio cumplirá la totalidad de su pena

 

El día 23 de junio de 2016 P.G. cumplirá la totalidad de la pena a la que fuera condenado de 30 años de privación de libertad, máxima sanción penal prevista por nuestra legislación punitiva a la fecha de la comisión de los delitos, teniendo en cuenta que las medidas de seguridad eliminativas estuvieron derogadas entre 1985 y 1993.

 

La pena impuesta se cumplió de acuerdo con la ley de la siguiente forma:

 

a) Tiempo total de reclusión efectiva = 23 años, 4 meses y 3 días.

 

b) Tiempo total de pena redimida por trabajo y estudio (artículo 13 Ley nº 17.897) = 6 años, 7 meses y 27 días.

 

En conclusión, el penado cumplió la totalidad de la condena en estricto cumplimiento de la ley.

 

Los crímenes

 

El primer homicidio fue cometido contra Ana Luisa Miller Sichero, lo que se concretó en las primeras horas de la madrugada del 1 de enero de 1992. La víctima contaba con 26 años, era licenciada en historia y docente en ejercicio, y era hermana de la conocida tenista Patricia Miller. La autopsia determinó que la joven perdió la vida tras ser sofocada y luego arrojada a las 8 horas del 1 de enero de 1992 en la playa de Solymar.

 

La segunda víctima fue Andrea Castro de 15 años de edad, quien dejó de existir tras ser asfixiada el 20 de septiembre de 1992 luego de salir del club bailable England. Este crimen se perpetró por sofocación manual, y tuvo la peculiaridad de que, a modo de firma, el criminal, dejó anudada una corbata de su pertenencia en el cuello de la joven asesinada. Al ser encontrada en el domicilio de Goncálvez, una serie de corbatas pertenecientes a un juego idéntico, la fiscalía contó con una de las pruebas más fehacientes para incriminarlo.

 

La tercera víctima; María Victoria Williams de 22 años de edad, falleció asfixiada dentro del domicilio de Goncálvez. En este caso, el homicida se valió de una treta, pues le alegó a la futura víctima, que era vecina suya, que su anciana abuela con la que él vivía, había sufrido un ataque cardíaco, y que él solo no podía reanimarla. Una vez dentro de la finca, el homicida agredió a la chica estrangulándola.

 

En 1991 fue denunciado por violación por una limpiadora. la mujer le dijo a la Policía que un joven la secuestró, la esposó y la violó. Como prueba exhibió la cédula de identidad del agresor, cuya billetera quedó en sus manos en un descuido. El documento correspondía a un estudiante de Ciencias Económicas llamado Pablo Goncalvez.

 

Preocupación en la ONG “Mujeres de Negro”

 

Sin embargo a pesar de que la Justicia indica que el preso ha cumplido su pena, un informe psiquiátrico de 2012, asegura que Goncálvez no manifiesta signos de rehabilitación, y eso preocupa a distintos colectivos de mujeres.

 

Tal es el caso de la organización “Mujeres de Negro” que pide se informe si Goncálvez sale de prisión rehabilitado o no.

 

Radio El Espectador entrevistó a Jenny Escobar, coordinadora de Mujeres de Negro, quien cuestionó la rehabilitación de Goncálvez y exigió que se difunda una fotografía reciente. “Nosotras no solamente queremos saber cómo es Goncálvez ahora, sino que también queremos saber cuál es la rehabilitación que él ha tenido y si verdaderamente está apto para vivir en la sociedad rodeado de mujeres, niñas, hombres” dijo la coordinadora y agregó: “Queremos tener una foto de Goncálvez y una foto de cada uno de los convictos por violencia machista” sentenció en declaraciones recogidas por los medios.

 

Por su parte, Eduardo Castro, padre de la segunda víctima de Pablo Goncálvez, en entrevista conMontevideo Portal habló de la liberación de Goncalvez y al ser preguntado si esos crímenes se podrían repetir hoy, respondió: “No soy profesional yo, pero los profesionales que lo trataron siempre, en las solicitudes de liberación anticipada y salidas transitorias, hicieron informes en los que dejaron sentada su disconformidad con la posibilidad de la liberación. Hace cuatro años pidió la libertad y los argumentos que hicieron que el juez dijera que no fueron los informes psiquiátricos negativos. En todo esto, el abogado tuvo la habilidad de indicarle que con una imagen de casado y una hija -a mi entender- podía impactar positivamente en la decisión judicial”.

 

Sobre las declaraciones del padre de la víctima, cabe agregar que el múltiple asesino, estando preso se casó y se divorció. Fue padre, aunque hoy no tiene contacto con su hija. Durante la reclusión estudió Informática, Derecho y Economía y dio clases a los otros reclusos.


Escribir comentario

Comentarios: 0