La figura del "lobo solitario" en el terrorismo, más temida que los ejércitos islámicos

De: excelsior.com.mx (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

 Este tipo de asesinos mantiene en vilo a las fuerzas de seguridad de los países de Occidente porque no se sabe cómo ni cuándo puede atacar, ya que está bastante integrados en la sociedad.

 

Aquel hombre que actúa por su cuenta de forma individual sin dependencia operativa ni jerárquica de terceros, grupos u organizaciones extremistas para cometer atentados contra la sociedad civil es el llamado “lobo solitario”, inclusive es más peligroso que ejércitos extremistas como el Estado Islámico (EI).

 

Precisamente, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) indaga si Omar Mateen, el atacante del centro nocturno gay Pulse, en Orlando, Florida, quien mató a 49 personas, entre ellas cuatro mexicanos, tenía contacto con grupos extremista o si era uno de esos “lobos solitarios”.

 

De acuerdo con especialistas, el “lobo solitario” es más temido en las sociedades occidentales por las fuerzas de seguridad porque no saben cómo y cuándo va a atacar. Estas personas conviven y están integradas en las sociedades donde cometen sus crímenes, no van con un fusil por las calles, ni degüellan a sus vecinos grabándolos en video.

 

Otro aspecto interesante es la edad de los “lobos solitarios” que es en promedio de 26 años y dos meses. Entre los 24 y los 44 años se encontrarían la mayor parte de estos asesinos. Se trata de personas mayoritariamente jóvenes, según el sitio español PeritoPsicólogo.blogspot.com.

 

Otros estudios señalan que estos jóvenes se sienten solos, insatisfechos y con una baja autoestima, que durante muchos años algunos pueden verse afectados por el acoso escolar, muchos de ellos son hijos de migrantes que no lograron un buen estatus económico y viven en la marginación.

 

David Garriga Guitart, especialista en mundo árabe e islámico y analista de terrorismo yihadista, considera por su parte, que el término “lobo solitario” es en una expresión que se ha vuelto común en los medios de comunicación.

 

La integración del “lobo solitario” a la sociedad en la que reside, su estilo de vida, sus amigos, su trabajo de lo más normal, hace que su detección no sea tarea fácil. Sin duda, dice Garriga Guitart, uno de los métodos más efectivos que tenemos para descubrir a un terrorista individual y poder prevenir su acción es conocer su perfil criminológico.

 

“A todos nos deja estupefactos el hecho de que un solo individuo sea capaz de poner en alerta a los cuerpos de seguridad de un país consiguiendo en ocasiones, sembrar el terror en toda una sociedad”, resalta el especialista en un artículo titulado El lobo solitario.

 

La motivación del terrorista individual también se centra en la mayoría de los casos en una fuerte ideología, desde la más religiosa de los terroristas individuales yihadistas como Mohammad Merah (atacante en Francia, en 2012) hasta la más religioso-política del noruego Anders Breivik.

El especialista destaca que es importante aclarar el concepto de terrorista individual ya que a veces, influenciados por los medios de comunicación, nos lleva a la confusión: No todo asesino individual es un “lobo solitario”. “Es importante llamar a las cosas por su nombre al igual que clasificarlas de manera correcta”.

 

En general, el “lobo solitario” no es un enfermo mental, aunque en ocasiones lo parezca, dice un estudio hecho por los Servicios de Inteligencia de Estados Unidos (http://www.secretservice.gov/ntac/ssi_final_report.pdf), estos individuos no nacen, sino que se hacen. Hasta ahora no se ha encontrado ninguna base biológica o genética que les caracterice de forma inequívoca.

 

En pleno siglo XXI este fenómeno se expande porque internet y las redes sociales lo favorecen en dos sentidos. Por un lado, facilitan la actuación de los terroristas al ofrecer acceso a información y contactos. Por otro lado, les proporcionan una identidad: pueden sentirse miembros de comunidades virtuales con las que comparten valores y son de conexión inmediata, resaltó el doctor en Historia por la Universidad de Barcelona, Xavier Casals.

 

Sus orígenes

 

La expresión  Lone wolf o “lobo solitario” la difundió y erigió en mito el extremismo derechista norteamericano. Designa la táctica que acuñó en 1974 el fundador de un grupúsculo neonazi, Joseph Tommasi, para transformar su debilidad en fuerza: “como no existe ningún apoyo popular a la ultraderecha radical..., hay que recurrir a un terrorismo individual. No hay ningún riesgo de fuga de información o de traición: se actúa solo, cada cual se encargó de realizar en solitario una acción terrorista”, destaca el historiador de la ultraderecha Nicolas Lebourg.

Señala que a partir de los años 80 este proceder se expandió y se convirtió en un hito en 1995, cuando Tymothy McVeigh atentó contra el edificio del gobierno en Oklahoma y mató a 168 personas.

 

El perfil de “lobo solitario” también se visualizó en Suecia entre 1991 y 1992, cuando John Ausonius disparó a inmigrantes y fue conocido como “el asesino del láser” (empleaba un puntero láser para apuntar). En Francia, el ultraderechista Maxime Brunerie quiso asesinar en solitario a Jacques Chirac en 2002.

 

En cuanto al islamismo radical, el historiador Antonio Elorza recordó al diario español El País una táctica islamista análoga a la de Tommasi que preconiza la acción individual y expuso Mustafà Setmarian en 2004 en el llamado a la resistencia islámica global.

 

De hecho, aquel año el islamista Mohammed Bouyeri asesinó a disparos al cineasta Theo van Gogh en Ámsterdam por su cortometraje Sumisión, calificado de “blasfemo” en círculos musulmanes.

 

Sin planes complicados, sin aprobación de líderes yihadistas, sin necesidad de visas, simplemente hombres enojados con armas al alcance matan a civiles inocentes, como sucedió el pasado lunes en Francia cuando Larossi Abballa, un francés de 25 años, asesinó a cuchilladas a un oficial y a su esposa, matar a policías es una de las banderas del Estado Islámico, del que se declaró seguidor.

 

Manual del terror

 

El Estado Islámico (EI) publicó en Estados Unidos un manual con consejos para sus seguidores y no parecer un terrorista cuando se estén preparando para algún ataque, informó el diario The Washington Post.

 

El manual de 63 páginas, Directrices de seguridad para los lobos solitarios y células pequeñas, fue escrito, según el Post por tres exmiembros del servicio de inteligencia del fallecido dictador Saddam Hussein que ahora trabajan con el EI.

 

El manual aconseja a sus lectores cómo “sorprender al enemigo evadiendo a los organismos de seguridad. Se considerará que cualquier operación que no tenga como base sólida la seguridad y la precaución será un fracaso, igual que un edificio necesita bases sólidas”, asegura el documento.

 

Describe también cómo hacer bombas y utilizar armas de fuego. El año pasado el instructivo fue distribuido por extremistas británicos mediante internet.

 

Incluyen instrucciones paso a paso sobre cómo desarrollar coches-bomba “estilo iraquí” y hacerlos explotar utilizando sólo un teléfono inteligente, para luego permanecer en el anonimato.      


Escribir comentario

Comentarios: 0