Las mujeres se han convertido en nuevas líderes criminales: investigadora UdeG

De: oem.com.mx (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

La investigadora del Centro Universitario de los Altos, Martha Fabiola García Álvarez, afirmó que las mujeres en México participan cada vez más como líderes criminales en los delitos de secuestro y robo, para dejar de lado la complicidad como sucedía antes.

 

En rueda de prensa donde dio a conocer el I Congreso Internacional de Análisis Criminológico, programado los días 3 y 4 de marzo, en Tepatitlán, la académica dijo que estas mujeres provienen de un entorno pobre en lo económico y lo emocional, pero también buscan ser iguales a los hombres, incluso en el cariz criminal.

 

"Obedece mucho a la violencia en que viven, la violencia de la que fueron víctimas como mujeres. Noventa por ciento se convierte en victimarias de su propia familia, incluso de sus propias hijas", sostuvo García Álvarez, quien encabeza un estudio de perfiles criminológicos entre los y las presas del reclusorio de Puente Grande. 

 

Declaró que los reducidos espacios de la vivienda popular a la que tienen acceso muchas familias propician la conducta criminalidad, pues los padres suelen sacar a los niños a la calle, donde aprenden a hacer grupos de pandillas, que luego se convierten en criminales. 

 

Como parte de las investigaciones que llevan a cabo los académicos del CUAltos relacionadas con la criminalidad y la violencia, encontraron que 70% de los habitantes de colonias conflictivas, tanto en la ZMG como en los poblados de Tepatitlán y Valle de Guadalupe, se sienten seguros en esas comunidades.

 

"Está cambiando la forma de ver la criminalidad y de ejercer la justicia, porque en esos lugares, en ciertas colonias, se toman la justicia por su propia mano", aseguró. 

 

Por su parte, los municipios que tradicionalmente se consideraban tranquilos como Lagos de Moreno, viven un momento de violencia porque hay una "migración delictiva"; los criminales llegan a una ciudad, cometen un delito y se marchan. 

 

Sin embargo, añadió, también hay personas que han llegado de otras ciudades a quedarse y esto está cambiando la forma de pensar la criminalidad. "Se acepta más, hasta cierto punto, la violencia", dijo.


Escribir comentario

Comentarios: 0