Ciencia contra violencia programa de prevención explicado por la Dra. Feggy Ostrosky

De: yucatan.com.mx (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

Especialistas del Laboratorio de Neuropsicología y Psicofisiología de la Facultad de Psicología de la UNAM, diseñaron un programa de prevención de violencia dirigido a los “cuidadores primarios” de los niños, que ya se aplica en el barrio de Tepito.

 

La neuróloga Feggy Ostrosky explicó que la conducta violenta de las personas es consecuencia de la interacción de distintas variables de riesgo: individuales, familiares y sociales, por ello con su equipo estudia dichos factores, que cuando interactúan producen individuos agresivos, declaró.

 

(En meses recientes México ha vivido una ola de violencia en varias partes, reflejada principalmente en los casos de Iguala, Guerrero, y en Michoacán, entre otros).

 

En un comunicado, la profesional explicó que el programa, que consta de 25 sesiones y se basa en resultados obtenidos de un estudio a internos de alta peligrosidad, se aplicó, a solicitud del gobierno capitalino, en una población de mil cuidadores de Tepito, donde hay altos índices de violencia intrafamiliar.

 

“Nuestra intención es modificar la forma en que se comunican con sus hijos y establecer entre ellos un vínculo afectivo positivo, ya que las mamás repiten estilos de crianza sin darse cuenta: si fueron golpeadas, ellas hacen lo mismo con sus hijos, ya sea física o verbalmente”.

 

Feggy Ostrosky comentó que “hemos tenido acceso a más de 370 internos de alta peligrosidad en reclusorios estatales y federales. Además, se ha observado a individuos violentos fuera de reclusión, como maridos golpeadores, policías judiciales y sujetos que tienen dificultades para controlarse y se meten en problemas”.

 

En los seres humanos existe predisposición biológica pero, a diferencia de lo que ocurre en los ratones de laboratorio, los genes específicos se ven activados por una historia de abuso físico o psicológico, por factores de riesgo familiares, explicó.

 

Una de las personas observadas por Feggy Ostrosky es Juana Barraza Samperio, la llamada “Mataviejitas”, acusada de asesinar a 18 mujeres de la tercera edad, por lo que fue sentenciada a una de las penas más largas en la historia de México: 759 años.

 

Esta mujer vivió abuso psicológico intenso a cargo de su madre. “Al cometer sus actos homicidas, los asesinos seriales matan algo de ellos mismos, así que Juana escogió asesinar a su mamá”, indicó la especialista.

 

Además, agregó, existen diferencias entre el cerebro de los individuos violentos y el de los que no lo son, ya que “las áreas orbitofrontales y las dorsolaterales frontales no funcionan igual en unos y en otros”.

 

Según la especialista, pasan por tres periodos críticos donde el primero es a los tres años, al presentar conductas opositivo-desafiantes.

 

El segundo es entre los seis y nueve años, cuando no aprenden a leer como los otros niños, pero no por carencia de inteligencia, sino por una falta de madurez en un área del cerebro conocida como circunvolución angular.

 

Y el tercero es en la adolescencia, entre los 11 y 13 años, cuando, por no haber aprendido a leer y por problemas en las áreas orbitofrontales que tienen que ver con la toma de decisiones asociadas a las emociones, empiezan a experimentar fracasos escolares, a rehusar ir a la escuela y a sentirse rechazados, por lo que se unen a pandillas.

 

Agresividad | Prevención

 

La UNAM puso en marcha un programa contra la violencia, a cargo de Feggy Ostrosky.

Labor en la UNAM

 

Feggy Ostrosky es directora del Laboratorio de Neuropsicología y Psicofisiología de la Facultad de Psicología-UNAM.

 

Estructuras cerebrales

 

La especialista señala que la neuropsicología de la violencia estudia cuáles son las estructuras cerebrales que participan en la generación de estos individuos violentos.

 

Agresividad

 

La agresividad y la violencia interpersonales son resultado de complejas interacciones de factores genético-biológicos, psicológicos, sociales, y es importante distinguir la violencia de la agresión, señaló la experta.


Escribir comentario

Comentarios: 0