Entrevista por el día del criminólogo a Ezequiel Rivera 

De: imagenzac.com.mx (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

Ha visto más allá de sus actos y ha sido capaz de separar su conducta, buena o mala, para verlo “al desnudo”; saber que lo que un día hizo es una acción que provoca una reacción. Su profesión así se lo exige.Hablar cara a cara con un homicida, un secuestrador o un violador resultaría intimidante casi para cualquiera, pero no para Ezequiel Rivera Jacinto, quien desde hace nueve años ha entendido al hombre desde un punto que podría resultar menos atractivo para el resto de las personas.


Aunque se licenció como psicólogo, al entrar a trabajar de lleno en el Departamento de Criminología del Centro Regional de Reinserción Social (Cerereso) de Cieneguillas, entendió que para hacer bien su trabajo tenía que estudiar al humano desde una perspectiva bien definida que le permitiera al paciente encaminar sus pasos para reinsertarse en la comunidad.


Así inició una serie de diplomados en diversas ramas de las ciencias forenses y otros en criminología, y se convirtió en un científico que estudia la conducta antisocial, que en términos jurídicos no es otra más que la conducta delictiva.


Luego de años de estudio se convirtió en criminólogo y tiene como misión elaborar diagnósticos para aplicar tratamientos que corrijan la conducta criminal de los internos del Cerereso. 


La criminología es una ciencia en la que se considera no solo la reclusión del delincuente, sino también la rehabilitación, dando prioridad a la prevención en los aspectos sociales, económicos y psicológicos.


En Zacatecas es relativamente nueva, hace apenas unos seis años que escuelas del sector privado han abierto esta licenciatura que se diferencia de la criminalística, porque la primera estudia al humano en particular y la segunda, un hecho específico; una estudia hombres y mujeres, la otra a cosas y hechos.


La confusión que hay entre ambas, refiere Rivera Jacinto, viene de los programas televisivos que las mezclan de tal manera que pareciera que es una misma cosa.


En el Cerereso, el Departamento de Criminología aplica el método clínico, que obliga forzosamente a la ética, pues se trata a los internos como pacientes.


La labor de Rivera Jacinto como jefe del departamento, junto con cinco subalternos, es capitalizar el trabajo de otras áreas, como Trabajo Social, Psicología y Educativo, por ejemplo, para diagnosticar a los internos y hacer un pronóstico de inclusión social, previo tratamiento. 


Como ciencia, explica que el diagnóstico es exacto, pero a la hora de aplicarlo no siempre se obtienen los resultados que se esperan, puesto que el ser humano es impredecible. 


Por ello, Rivera Jacinto advierte que para ser criminólogo entre otras cosas se necesita tener un amplio margen de tolerancia y frustración, pero sobre todo, destaca, se necesita “creer en el ser humano. Tener fe en el humano para entender y no juzgar”.


De esta manera, los internos que entran a su área son vistos y tratados como pacientes, se les escucha y se les trata con dignidad “a veces es lo que necesitan” para abrirse, puesto que “no se sienten estigmatizados, criminalizados o juzgados, sino como una persona”. 


En este ambiente de acercamiento el interno-paciente, “por muy asesino o violador que sea tiende a responder de la misma manera (con amabilidad)”.


Para Ezequiel Rivera ser criminólogo resulta muy gratificante ya que gran parte de su labor la ve reflejada en la gente que abandona la prisión y su reinserción es exitosa a pesar de los obstáculos y la estigmatización que enfrenta.


Aunque no pierde de vista que también hay casos extremos en que se trabaja mucho con alguno y a los pocos días reincide y regresa al penal, que es cuando viene el sentimiento de frustración. 


Desde el punto de vista de la Criminología, la reinserción social es posible puesto que la conducta criminal tiene cura a base de terapia, evaluaciones y diagnósticos.


En pocas palabras, dice, “la Criminología es la ortopedia de la moral, es como cuando una planta se va torciendo y uno le pone una estaca y un listón para enderezarla”.


Día del Criminólogo


Este 16 de noviembre se celebró en México el Día del Criminólogo, en memoria de Alfonso Quiroz Cuarón, considerado padre de la criminología en el país.


En Zacatecas, por segundo año consecutivo se festejará con mesas de debate y otros eventos en el Cerereso. 


Escribir comentario

Comentarios: 0