"El Estado Islámico es un paraíso para los psicópatas" psiquiatra José Miguel Gaona

De: confilegal.com (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

José Miguel Gaona, psiquiatra con larga experiencia en conflictos bélicos como la guerra de Bosnia, Kazastán y Ruanda, cree que el “Estado Islámico está gobernado por psicópatas. Las guerras son como parques de atracciones para este tipo de gente, ya que matan, violan o roban con total impunidad. El Estado Islámico no es diferente: es un auténtico paraíso para los psicópatas”.


Según el doctor Gaona, la proporción de psicópatas en cualquier sociedad es del 10 por ciento, frente a un 90 por ciento de ciudadanos que no lo padecen.


“En tiempos de paz, la sociedad, el 90 por ciento, contiene a ese 10 por ciento. En tiempos de guerra, como está ocurriendo en Irak y Siria con el Estado Islámico, son los psicópatas los que atormentan a la sociedad. Lo estamos viendo”, afirma.


“El gran Miguel Gila, con su humor inteligente, lo definió muy bien: la guerra es un lugar muy bueno para los asesinos porque pueden asesinar y no van a la cárcel”, añade el psiquiatra.


De acuerdo con palabras del coronel español, Pedro Baños Bajo, el Estado Islámico está formado por “fanáticos, gente marginada, mercenarios y gente con ganas de aventura”.


"Son gente con perfiles psicopáticos claros". Así los identifica el doctor Gaona.


“En este conflicto se ha añadido un elemento más: el de la imagen. La exhibición de sus acciones con una puesta en escena cinematográfica, vistiendo a sus prisioneros de naranja y luego degollándolos frente a la cámara”, agrega.


“Eso podría asemejarse a los trofeos que los asesinos en serie guardan de sus víctimas. El objetivo evidente es provocar el terror en sus víctimas, debilitar a sus enemigos para que la victoria sea más fácil”, cuenta el doctor Gaona.  


El término psicopatía suele llevar a error porque los que lo padecen no son enfermos.


La Asociación de Psiquiatría Estadounidense, en su Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV), y la Organización Mundial de la Salud, en su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) –los dos referentes mundiales en este campo- lo definen como “trastorno antisocial de la personalidad”, la primera, y como “trastorno disocial de la personalidad”, la segunda.


Es una forma de ser. Y no todos los que padecen este trastorno son criminales o asesinos ni desarrollan una conducta criminal. El psicólogo canadiense, Bob Hare, establece dos clasificaciones: psicópatas criminales –los que matan- y psicópatas subcriminales, que no matan pero pueden convertir en una pesadilla la vida de las personas con las que se relacionan.   


Son personalidades anómalas, agresivas, egocéntricas, carentes de remordimientos o sentido de culpa por los actos realizados, desprovistas de empatía alguna, mentirosas y manipuladoras, superficiales y, sobre todo, capaces de distinguir entre el bien y el mal y de elegir el mal para su propio disfrute.

Un ciudadano normal, sin ningún conocimiento de psiquiatría o psicología, los definiría como malas sin dudarlo un segundo.


Hoy por hoy no existe solución médica ni terapéutica para volverlos “normales”. 


Han sido protagonistas de todas las guerras, a lo largo de la historia. Conflictos como la guerra civil española, la Segunda Guerra Mundial, las guerras de Vietnam, Bosnia, las matanzas de Ruanda o ahora el conflicto de Siria, han sido auténticas “fiestas” para los psicópatas.


“En la película de Clint Eastwood ‘El francotirador’, el padre del protagonista lo define muy bien: ‘Hay tres tipos de personas en este mundo: ovejas, lobos y perros pastores’. Los psicópatas de Estado Islámico son los lobos y se están cebando con las ovejas”, termina diciendo el doctor Gaona.

Escribir comentario

Comentarios: 0