Programa «De boca en boca: A mi cuerpo nadie lo toca» en Yucatán previene el abuso en la niñez

De: sipse.com (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

En Yucatán se registran de 1.5 hasta 3 delitos sexuales diarios en menores de edad, informó Faride Peña Castillo, titular de la Unidad Universitaria de Clínica e Investigación Victimilógica, quien lidera un equipo de profesionales y estudiantes del programa “De boca en boca: a mi cuerpo nadie lo toca”, cuyo objetivo es prevenir el abuso sexual y empoderar a los niños para evitar situaciones de riesgo. 

 

Peña Castillo, primera yucateca en formar parte de la Sociedad Mundial de Victimología y representante de Latinoamérica ante este órgano consultor de la ONU, precisó que este proyecto se desarrolla  en las comunidades mayas con apoyo de la Fundación “Kellogg’s”.

 

Se ha aplicado en Yaxcabá desde el 2014, se aseguró el financiamiento del  2015 y en el 2016 se medirá el impacto para definir los términos de su continuidad. 

 

“En criminología tenemos una máxima: ‘Es más fácil enseñarle a una persona a no ser víctima, que a una persona que comete un crimen dejar de hacerlo’. 

 

Este programa está dirigido a niños entre 5 y 10 años, porque es el sector de la población de mayor riesgo y  a través de estrategias psicoeducativas, se les enseña a los niños de una manera muy lúdica que reconozcan sus partes públicas y privadas, que sepan quién es una persona de confianza y quién un extraño e identificar un secreto bueno a uno malo, para que puedan prevenir el abuso”, abundó. 

 

Destacó que el modelo creado por los integrantes de la unidad que preside y forma parte de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Yucatán es una alternativa de solución al problema de los altos índices de delitos sexuales que presenta el Estado.  

 

Apuntó que esta propuesta se construyó para intercambiar conocimiento y lograr que otros organismos, incluso de otras latitudes puedan adaptarlo y reproducirlo en sus entornos. 

“Como los niños son muy dóciles, en esa etapa del desarrollo le da un peso de verdad a lo que dice un adulto, y es un adulto quien comete el abuso y lo hace de manera gradual acercándose, engañándolos hasta comprometer a los niños en el mismo abuso”, explicó.

 

El programa incluye teatro guiñol itinerante, que promueve una historia con situaciones de riesgo y el cuento de “La llave y el candado de Itzel”, en el que los niños identifican factores de peligro y protección, y a través de esa metáfora identifican el problema y la solución. 

 

Incluye, rescate de juegos tradicionales, como la ronda “Lobo, ¿estás ahí?”, para trabajar incluso la intervención física, con propuestas como huir, porque el niño no tiene tanta fuerza para defenderse, pero sí para escapar y pedir ayuda. 

 

“El tema del abuso en Yucatán,  las cifras son variables, pero cruzando información de las estadísticas disponibles, identificamos que se registran de 1.5 a 3 delitos sexuales diarios… en épocas de calor se recrudece, de acuerdo con la criminología y victimología, porque el calor provoca efectos como menor tolerancia  a la frustración, irritabilidad y agresividad”, agregó.


Escribir comentario

Comentarios: 0