Los cibercrímenes ya ingresaron al top ten de delitos.

De: pulsoslp.com.mx (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

Hace una década, los ciberataques y robo de información no eran parte del top ten de riesgos para el sector privado; sin embargo, en recientes años la percepción cambió, pues el fenómeno supera los 3 mil millones de dólares en daños a empresas.


La nueva amenaza para los negocios son las violaciones a los sistemas de información, que significan un “alto riesgo” para 72% de las empresas mexicanas, según un estudio de la consultoría EY.


La American Chamber of Commerce reveló en el Sondeo de seguridad empresarial en México que 15% de los participantes encuestados revelaron sufrir de fraudes internos y 13% reconocieron fugas de información.

El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) destacó en su informe Riesgos globales 2015 que el problema ya forma parte de la lista de los 10 principales fenómenos que preocupan a los negocios, a la par de otros ilícitos como el fraude o robo de datos.


La gravedad de los ciberataques está en el hecho de que hay una gran hiperconectividad en el mundo, las computadoras están conectadas a los teléfonos inteligentes y hay un manejo de datos por estas vías muy sensible en diversas áreas, como en las finanzas y la salud, aseveró en el estudio el WEF.


Por ello, un hacker que entra vía internet a fuentes de información no solamente viola la privacidad, sino que también puede hacer un mal uso de los datos.


Por ejemplo, conocer la localización de un automóvil es una invasión a la privacidad, pero entrar en el sistema de control de un auto significa una amenaza contra la vida.


Sin embargo, la infraestructura actual de internet aún no ha desarrollado los esquemas de seguridad que se requieren para disminuir la vulnerabilidad, expuso el WEF.


Para el sector privado en México son cada vez más frecuentes los ataques cibernéticos, como la intromisión a la información de sus equipos de cómputo, aunque también sufren violaciones a la privacidad de sus equipos de telefonía fija, celular y mensajería instantánea o chats.


Los presidentes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) y del Consejo Mexicano de Negocios coinciden en que estas actividades son violaciones a la privacidad, por lo que es necesario blindarse y aplicar la ley con todo rigor.


“La privacidad es muy importante, pero también tenemos elementos criminales que usan la tecnología, así que algo se tiene que hacer”, comentó el presidente del Consejo Mexicano de Negocios, Claudio X. González.


Afirmó que mientras en otras partes del mundo hay un gran desarrollo de la seguridad cibernética, al considerarse crucial para todas las operaciones de una empresa, en México el tema apenas se comienza a tomar como un elemento de importancia.


Vacío legal. Aunque existen multas de entre seis a 12 años por espionaje telefónico, los empresarios consideran que hay vacíos en la aplicación de la legislación.


“La ley tiene que ser una. Al final lo que tienes que legislar es qué sí se puede y qué no se puede hacer. De lo que no se puede, nada justifica que sea haga, aun cuando sean actos de corrupción; el único justificante sería para temas de terrorismo, secuestro y crimen organizado”, dijo el líder del CCE.


El problema es que “te pueden editar algo que escribas (en mensajes de texto o chats) y puedes quedar como el peor personaje de México, cuando no fue ese el sentido o simplemente se desvirtúa. Es alarmante el tema, preocupa”, dijo Gutiérrez Candiani.


Escribir comentario

Comentarios: 0