La esclarecedora visión de la Criminología en complicaciones judiciales

De: laopinion.es (click en la imagen para redireccionar la nota).

 

La criminología es una ciencia que desde hace cierto tiempo ha adquirido un protagonismo crucial en las investigaciones policiales sobre hechos delictivos. Sin embargo, no es muy habitual que los resultados de un equipo de especialistas criminólogos se exponga en una sala de vistas con un jurado. En esta ocasión, además, el tribunal popular debía estudiar las pruebas que se presentaban por tres delitos de asesinato. Un crimen, un parricidio, que conmovió a toda la opinión pública en marzo de 2013, cuando un caboverdiano residente en el barrio de Piedra Hincada, en Guía de Isora, acabó con la vida de sus dos suegros y la de su pequeño hijo de cuatro años.

 

En este caso, el equipo del criminólogo Félix Ríos, estuvo más de un año asesorando al penalista Diego Costa, quien sostuvo la acusación popular. Según sus hipótesis, Soares Gomes asesinó a sus suegros e hijo para "ejecutar una fría y premeditada venganza sobre su pareja".

 

Para ello, seis profesionales de distintas ramas forenses: Román Morales (psicólogo), Verónica Alonso (experta en Criminalística), Amparo Armas, Raquel Fernández y Félix Ríos (criminólogos), así como la estudiante de Psicología Ara Pérez, se trasladaron un año antes de celebrarse el juicio a la vivienda donde se cometieron los crímenes para revisar sobre el escenario, cada una de las gestiones y diligencias que por parte de policías, médicos forenses y toxicólogos, entre otros, habían llevado a cabo para el esclarecimiento del asesinato.

 

Este trabajo dio sus frutos en la última sesión del juicio, cuando Ríos mostró un vídeo que reconstruía cómo, cuándo y por qué se había cometido el crimen. Las miradas de los 11 miembros del jurado se centraron en los planos de las casas de los vecinos que habían oído ruidos, testimonios de los testigos; esquemas con las heridas sufridas por las tres víctimas, dibujos forenses que desmontaban la teoría sobre la legítima defensa, planos tridimensionales del escenario y secuencias de imágenes simuladas, que demostraban los tiempos y modos de actuación del asesino, convenciendo a la propia fiscal de que no solo una, sino dos de las tres víctimas, fueron atacadas por sorpresa.

 

El equipo de Ríos ya asesoró a la letrada Yaremi Padrón en el doble parricidio de Vistabella.


Escribir comentario

Comentarios: 0